Transformación de local en vivienda en el barrio de Tetuán de Madrid.

69 m2 útiles.

Fotografías cortesía de Julián Santander y Belén Sanz.

 

El proyecto se plantea conseguir un máximo de iluminación natural y un máximo de flexibilidad en el uso del espacio interior.

Para lo primero se diseña una fachada de vidrio, con diferentes soluciones para el control de la luz y la privacidad: malla expandida, estor exterior opaco, estores interiores translúcidos, cortina interior opaca y vinilos adhesivos translúcidos.

Para lo segundo se deja todo el espacio de la vivienda diáfano y se disponen una pared plegable y cortinas y visillos que pueden compartimentar y organizar el lugar.

Finalmente se instala un sistema de iluminación con control domótico, que permite adecuar cada ambiente, y se complementa el acondicionamiento de la casa con mobiliario con ruedas.

La vivienda cuenta con un equipo de climatización alimentado por aerotermia y con un equipo de renovación de aire, que lo filtra y recupera buena parte de su temperatura.